miércoles, 17 de noviembre de 2010

PALACIO DE LOS MARQUESES DE CABRA

Palacio de los Marqueses de Cabra: un palacio que encierra una singular historia familiar.

Interior del Palacio de los Marqueses de Cabra. Foto Visita Teatralizada "Almería de Leyenda", donde se cuenta el suceso trágico que ocurrió en dicha vivienda palaciega.

Esta Casa- Palacio de mediados del siglo XIX, actual sede del Archivo Histórico Municipal, posee las características de un palacete de la aristocracia, una vivienda monumental, donde en la parte baja se encuentra la portada y en el primer piso la parte noble con sus artísticas rejerías. Finaliza todo el conjunto en una cornisa, se encuentra en la calle Árraez con calle la Reina y su fachada principal da a la Plaza Campoamor.
Este Palacio de los Marqueses de Cabra, primeramente fue la Casa Palacio de Don José Jover. En ella vivía el matrimonio formado por D. José Jover y Doña María Greppi, Dicho matrimonio tuvo descendencia: José y María. María Jover, la hija, es la protagonista de este relato.
María Jover, con 18 años se casó en 1850 perdidamente enamorada de Martín Belda, 14 años mayor que ella y diputado a Cortes por Cabra (Córdoba). A Martín Belda le atrajo de María, su gran belleza y simpatía , pero su principal interés era la fortuna que poseía. Pese a la oposición de sus Padres, María consumó el matrimonio que duró un período muy corto, separándose tras la muerte de su único hijo.

Tras romperse el matrimonio, el marchó Madrid y ella se quedó en Almería. En 1874 se le concedió el título de Marqués de Cabra a Martín Belda, que María también ostentó como marquesa consorte. Finalmente Martín Belda murió en 1882 y ella siguió ostentando el título de Marquesa consorte de Cabra.
María Jover, tras la separación, vivió con su servidumbre en una casa aledaña a la principal de su padre José Jover , sin pensar lo que ocurriria pocos años después en su vivienda paterna. En 1879, se produjo un hundimiento de la vivienda Palacio de Don José Jover, que estaba habitada por su viuda María Greppi y madre de María Jover, Marquesa de Cabra. El hundimiento de la vivienda fue producido al ceder uno de los pilares de la edificación y la cúpula que cubría el patio principal, se desplazó horadando el techo y cayendo en vertical sobre la habitación en que se hallaba gravemente enfermo el hermano de la Marquesa de Cabra (José), que estaba acompañado por su mujer, por su madre (María Greppi) y por una criada. Los cuatro murieron.

Tras la reconstrucción del edificio, la Marquesa, se fué a vivir al Palacio, conociéndose desde entonces como el Palacio de los Marqueses de Cabra, pero realmente era de la Marquesa de Cabra, porque fué ella quién vivió en dicho Palacio sin el Marqués. La Marquesa, vecina del Convento de las Puras, fue amiga y benefactora, compartiendo horas de devoción con las monjas, llevando una vida austera, encontrándose al fallecer sorprendentemente en la bancarrota, debido a su extremado altruismo y generosidad. María Jover, la Marquesa consorte de Cabra, propietaria del Palacio de los Marqueses de Cabra, murió en 1907 a la edad de 75 años.
¡Cuanta historia contiene este monumental edificio del siglo XIX! ¿La conocían los almerienses?, pues ya saben algo más de este singular edificio, actual sede del Archivo Histórico Municipal.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada