sábado, 21 de mayo de 2011

LA TRAGEDIA DEL TEATRO CERVANTES













CONCHA ROBLES ASESINADA EN PLENA REPRESENTACIÓN EN EL CERVANTES


La idea de crear y construir el Teatro Cervantes fue patrocinada en 1862 por un notable grupo de personalidades . En 1864 se adquirieron los terrenos y los planos se firmaron en el 1898 por Enrique López Rull, retrasándose el comienzo de las obras hasta 1910, siendo inaugurado el Teatro más importante de Almería en 1921. La tipología del teatro sigue el diseño de los Teatros Italianos, con el patio de butacas en forma de herradura para facilitar la visibilidad y la acústica y consiguiendo un espacio acogedor. Los palcos, con forma de balcones palaciegos. El acceso al teatro Cervantes se hacía originariamente por la fachada del Paseo (actual fachada del Circulo Mercantil) que se ordena en tres pisos con motivos decorativos alusivos a su función: máscaras, liras, destacando el relieve del balcón principal: Miguel de Cervantes. Los brazos de las lámparas que simulan girasoles y la barandilla le dan un gusto modernista. En 1920 parte del inmueble fue adquirido por la Sede de la Sociedad del Circulo Mercantil e Industrial de Almería, actual propietaria del Teatro.

El teatro se inauguró en 1921 y en enero de 1922 se estrenaba Santa Isabel de Ceres por la actriz almeriense Concha Robles. La noche del estreno fue impresionante, Almería se vistió de gala para presenciar la tan esperada gran obra del Teatro Cervantes " Santa Isabel de Ceres", cuya trama principal era la de mujeres de no muy buena reputación en aquel periodo. Concha Robles representaba el papel de una dama "descarriada y de vida alegre".Todo el público estaba espectante dado que en la publicidad se anunciaba que incluía hasta disparos.


La intriga estaba servida pero nadie imaginaba que finalmente todo acabase en tragedia real. Concha estaba feliz, por fin volvía a su querida Almeria y ademas convertida en toda una estrella, siendo la protagonista de una obra que daria que hablar durante mucho tiempo. Su papel era de una señorita de dudosa profesión a la que un enamorado pintor quiere sacar de ese mundo.

Nacida en la calle de la Almedina en 1885, Concha Robles al poco tiempo se fue a vivir a Madrid con sus padres, despertándole el gusanillo del mundo de la farándula. Se incorporó a la Compañía de María Guerrero, pero al salir la Compañía fuera de España y tras la oposición de sus padres, tuvo que incorporarse a otra compañía que continuaba viajando por España. Será en esos viajes cuando en Granada conoció al que sería su marido y el causante de su tragedia. Tras casarse con él, la retiró del teatro y sus continuos celos hicieron que se separará de él y volviese al teatro.

En enero de 1922 radiante de felicidad volvia a su tierra como una gran actriz y nada más y nada menos que al recién estrenado Teatro Cervantes , pero tanta repercusión tuvo la obra que las noticias llegaron hasta Granada y su ex-marido el comandante Verdugo cuando se enteró se presentó rápidamente en Almería. Ella temiendo la reacción de Verdugo, dejó dicho al portero que prohibiese entrar a todo desconocido, pero su ex-marido que había estado todo el día bebiendo, cuando ya estaba la función representándose engañó al portero haciéndose pasar por un empresario teatral interesado en la actriz.

La obra comenzó a la hora prevista y transcurrió con normalidad, pero al prepararse para finalizar la última escena en su camerino, se desarrolló la tragedia. El Comandante Verdugo se hallaba escondido para realizar sus malignas y asesinas intenciones. Cuando salia la actriz Concha a representar la última escena, la cara se le desfiguró al encontrarse frente a frente con su ex-marido. Según contaron en su día los testigos, el comandante sacó una pistola y apuntó a la actriz, a la que al verse sin salida y sin suponer hasta donde podría llegar la maldad de Verdugo, se escondió detrás de un joven aprendiz "Manuel Aguilar" de 16 años.Ella pensó que al ponerse delante de él (un joven inocente), reflexionaría y no sería capaz de hacer la locura de disparar al joven.


El sonido de varios disparos enmudeció al público que vibraba con la obra.Conchita tambaleandose entre la vida y la muerte con un disparo en el pecho y otro en el cuello apareció en escena desplomandose en el escenario.Todo el mundo se volcó aplaudiendo por la realidad de la escena....pero los aplausos no duraron mucho tiempo, porque el pobre Manuel con la ropa ensangrentada se precipitó contra la primera fila de espectadores y el pánico albergó al público y salió despavorido. Concha yacía en el escenario sin poder culminar su obra al no finalizar su última escena. Manuel Aguilar murió al día siguiente en el Hospital Santa María Magdalena. Al parecer según se cuenta, esta historia real está envuelta en misterio y Leyendas porque el espíritu de Concha sigue todavía presente en el teatro Cervantes esperando terminar su última escena.

El comandante Verdugo se disparó un tiro en la sien pero finalmente no murió y tuvo cadena perpetua. Almería hace poco pocos meses le dedicó una placa a esta gran actriz en la casa donde nació, en el nº 14 de la calle Almedina, para perpetuar para siempre su memoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada